24.05.2017
Housell

1- ¿Qué es la cédula de habitabilidad?

La cédula de habitabilidad es un documento de carácter administrativo que acredita que una vivienda cumple las condiciones mínimas de habitabilidad que prevé la Ley de la vivienda y en consecuencia es apto para ser destinado a vivienda. Los notarios antes de otorgar una escritura de compraventa exigirán la cédula de habitabilidad vigente (caduca a los 10 años) y la incorporarán a la escritura. El documento lo expide el ayuntamiento de cada localidad y para conseguirlo necesitas un informe técnico de un profesional, arquitecto o ingeniero que corrobore que tu vivienda cumple con la normativa.

2- ¿Qué contiene una cédula de habitabilidad?

  • Dirección
  • Superficie útil y número de habitaciones
  • Estancias y espacios de la vivienda
  • Ocupación máxima
  • Nombre del técnico solicitante

3- ¿Es necesaria la cédula de habitabilidad?

La cédula de habitabilidad es necesaria para la contratación de suministros, como el agua, gas o electricidad. También es necesaria en algunas comunidades en los procesos de compra-venta o alquiler. Actualmente todas las viviendas se construyen siguiendo los requisitos vigentes, por lo tanto, una vivienda nueva no necesita la cédula, se entrega con las escrituras del piso (licencia de primera ocupación). En viviendas antiguas, la cédula caduca a los 10 o 25 años, dependiendo de la localidad y del tipo de cédula. Para renovarla y conseguir la cédula (o licencia de segunda ocupación) es posible que se tengan que hacer reformas para que la vivienda cumpla con los requisitos. No todas las comunidades exigen esta cédula. Las Comunidades de Andalucía, Aragón, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Galicia y País Vasco han suprimido la cédula de habitabilidad con el fin de eliminar la duplicidad de controles por parte de distintas Administraciones Públicas.

4- Normativa básica sobre su exigibilidad

Artículo 26 La cédula de habitabilidad (Ley 18/2007, de 28 de diciembre, del derecho a la vivienda.)
1. La cédula de habitabilidad y, en el caso de las viviendas de protección oficial, la calificación definitiva, son los documentos específicos que acreditan que una vivienda cumple las condiciones de calidad establecidas por el artículo 22 y que, en consecuencia, es apto para ser destinado a residencia. Para ocupar una vivienda, es preciso haber obtenido previamente dicha acreditación.2. En cualquier transmisión, por venta, alquiler o cesión de uso, incluidas las derivadas de segundas y sucesivas transmisiones, es preciso acreditar que la vivienda cumple las condiciones de calidad, mediante la entrega o disposición de la cédula de habitabilidad vigente, de cuya presentación puede exonerarse en los supuestos y con las condiciones que establece el artículo 132.a.3. La cédula de habitabilidad es el documento que deben exigir las empresas suministradoras de energía eléctrica, agua, gas, telecomunicaciones y otros servicios, para la contratación de servicios y suministros a la vivienda. En el caso de viviendas de protección oficial destinadas a primera ocupación, el documento exigible es la calificación definitiva.4. La cédula de habitabilidad debe distinguir los niveles de exigencia en función de si las viviendas son de nueva construcción o preexistentes. La vigencia de dichos niveles debe determinarse por reglamento, mediante el correspondiente decreto de habitabilidad.5. La cédula de habitabilidad es otorgada por el departamento competente en materia de vivienda, sin perjuicio que pueda delegar su otorgamiento en los entes locales. En ningún caso puede otorgarse la cédula de habitabilidad si no se cumplen las condiciones técnicas legalmente exigidas por la normativa de habitabilidad.5 bis. El otorgamiento de la cédula de habitabilidad implica exclusivamente que la vivienda cumple los requisitos técnicos de habitabilidad de la normativa vigente y no supone la legalización de las construcciones en lo que concierne a la adecuación del uso de vivienda a la legalidad urbanística. Para proteger los derechos de los adquirientes, cuando en la tramitación de la solicitud de la cédula de habitabilidad se ponga de manifiesto que el uso de un inmueble como vivienda puede no adecuarse a la legalidad urbanística, debe hacerse constar esta circunstancia en el documento de otorgamiento de la cédula, y el fedatario público debe ponerlo en conocimiento del adquiriente en el momento de autorizar el documento de transmisión.6. La pérdida de las condiciones mínimas de habitabilidad establecidas por la presente ley y los reglamentos que la desarrollan supone la revocación de la cédula de habitabilidad, sin perjuicio de las medidas dirigidas a la conservación y rehabilitación del inmueble y del régimen sancionador de aplicación.7. Las viviendas con actividades económicas se consideran viviendas a efectos de la exigencia de la cédula de habitabilidad.

Papel de los notarios y registradores

El notario, antes de autorizar un acto de compraventa de una vivienda, debe exigir el cumplimiento de las disposiciones del artículo 132 (Requisitos para transmitir o ceder el uso de viviendas). a) La vivienda debe disponer de cédula de habitabilidad vigente o, en el caso de viviendas de protección oficial, de la calificación definitiva. Estos documentos deben entregarse a los adquirientes o usuarios. En el supuesto de transmisión de viviendas que no sean de nueva construcción, los adquirientes pueden exonerar de forma expresa de esta obligación de los transmitentes en los siguientes supuestos:Primero. Cuando la vivienda usada o preexistente deba ser objeto de rehabilitación o de derribo. En el supuesto de rehabilitación, la exoneración comporta la obligación de presentar al fedatario público autorizante un informe emitido por un técnico competente en que se acredite que la vivienda puede obtener la cédula de habitabilidad una vez ejecutadas las obras de rehabilitación necesarias para cumplir la normativa técnica de habitabilidad.Segundo. Cuando el destino del inmueble o entidad objeto de transmisión no sea el del uso como vivienda, si el transmitente y el adquirente lo reconocen de forma expresa.Tercero. Cuando se cumpla cualquier otro supuesto de exoneración que se determine por reglamento.b) El edificio debe disponer del libro del edificio, salvo en los casos de edificios ya existentes que aún no hayan sido sometidos a dicha obligación.c) Los autopromotores que transmiten la vivienda antes del plazo de diez años establecido por la presente ley deben aportar los seguros y garantías por el plazo que quede hasta completar los diez años, salvo que los adquirentes les exoneren de ello de forma expresa.d) Los transmitentes deben manifestar que han cumplido los requisitos y han puesto a disposición de los adquirentes la información y documentación exigidas en el capítulo VI del título IV.   nota simple vender piso - Fuentes:

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más informaciónpulsando aquí