23.08.2017
Housell
La visita de la vivienda es sin duda uno de los momentos claves en la venta de tu casa. Ya tenemos a un comprador interesado dentro de la vivienda, que es el paso más difícil. Ahora debemos aprovechar todos los recursos a nuestro alcance para que se marche convencido de que es esa casa en la que quiere vivir.

1. Interior de la vivienda:

Neutralidad e iluminación

Cuando un comprador hace la visita de una casa, debemos conseguir que se imagine viviendo en ella. Y para ello, debemos enseñarla lo más "neutra" posible. Antes de cualquier visita, debemos arreglar el inmueble para que se vea lo más limpia, neutra, despersonalizada y luminosa posible. Incluso a veces será necesario dar una capa de pintura, si el estado de las paredes no es el adecuado. No hay que olvidar que estamos ante una compra muy emocional, y que se realiza en el primer minuto de la visita. Así que no infravalores el estado "visual" de la vivienda.

Limpieza y olores

Antes de realizar una visita hay que revisar que todas las habitaciones estén ventiladas y limpias. Os podréis imaginar que no causa muy buena impresión una casa que desprenda olores desagradables. En este punto hay que fijarse en los detalles. Por ejemplo, tener la cocina limpia, sin platos sucios ni utensilios en la encimera. Lo mismo ocurre con el baño. Trata de "esconder" los botes y demás elementos. Un truco es dejar el baño como te lo encontrarías en un hotel de cinco estrellas.

Calidades de la vivienda

Contar con el documento de la memoria de calidades es un aspecto importante a la hora de enseñar una vivienda. Aunque es más frecuente en las viviendas nuevas, a la hora de vender nuestra casa debemos informar al potencial comprador de las calidades de la vivienda. Los puntos a tener en cuenta serían:
  • Estructura
  • Carpintería
  • Ventanas
  • Insonorización
  • Suelos
  • Alicatados
  • Estado de las cañerías
  • CEE (Certificado de eficiencia energética)
  • Pintura
  • Puerta de seguridad
  • Alarmas

Distribución

La distribución es una cuestión de gustos, pero evidentemente gustará más una distribución donde se pueda aprovechar más los espacios. Por ello la distribución que más se demanda es la cuadrada y sin pasillos. Si es nuestro caso, es un punto a destacar durante la visita. La distribución, los metros útiles y cómo optimizar mejor el espacio son elementos que estarán en la  mente del comprador durante la visita.

Reformas y "home staging"

Ya hemos hablado en el blog sobre el home staging y cómo una reforma puede subir el precio de la vivienda en más de lo que costó la obra. De hecho, una reforma puede aumentar en un 15% el precio de la vivienda. Es una decisión que tendremos que tomar, ya que dependerá de la prisa que tengamos para vender el inmueble y de si disponemos de efectivo para invertir en una reforma. También es interesante saber que muchos compradores preferirán un precio más bajo y realizar ellos mismos la reforma, según sus gustos.

Haz las visitas a la luz del día

Por varias razones. Primero, el comprador se hará una idea de la luz natural de la casa. Además, podrá ver mejor la vivienda y con menor esfuerzo. También hay que destacar que dependiendo de la luz artificial que disponga la casa, puede distorsionar muchos los acabados. Otra razón es que durante el día estará el comprador estará más descansado y con una disposición más positiva. Por la noche los compradores tendrán más prisa y estarán menos proclives hacia la compra. Además es posible que venga de hacer otras visitas, con lo que pueden estar cansados.

2. Exterior de la vivienda:

Ubicación de la vivienda

Una vez que veamos que a los compradores les gusta la vivienda, es hora de girar la balanza hacia nuestro lado. ¿Y cómo podemos hacer eso? Si todavía tienen algunas dudas, les convenceremos con los factores que van a afectar positivamente su decisión de compra. Debemos destacar la existencia de transporte público, zonas verdes, comercios, colegios, universidades, hospitales, centros de salud, parques... También podemos hacer alusión al tipo de barrio según las preferencias de los compradores. Si es una familia les hablaremos de lo tranquilidad de la zona, la seguridad, los parques o colegios. Si se trata de gente más joven, haremos hincapié en las zonas de ocio, bares, en la oferta cultural, etc.

Mantenimiento del edificio

El estado del edificio es un punto muy importante a tener en cuenta cuando compramos una casa. Por eso, debemos informar a los potenciales compradores de su estado actual. Destacaremos sus aspectos positivos, como las reformas que se hayan hecho, si hay ascensor, parking o trasteros. Pero también debemos informar de los "negativos". Por ejemplo, la cuota dela comunidad o si hay alguna derrama pendiente.

Servicios de la comunidad

Para muchas personas, los "servicios" que ofrece la comunidad es un punto decisivo a la hora de comprar una casa. En el caso de tenerlos, hay que destacarlos: Seguridad 24 horas, zonas comunes, piscina, pádel, parking, trasteros, conserjería... Cualquiera de ellos puede ser un plus para los futuros compradores.

3. Situación del inmueble:

Tener a mano una copia simple

Los futuros compradores querrán saber la situación real del inmueble. Lo que más le puede preocupar a un comprador es si hay cargas sobre la vivienda, como hipotecas, deudas, etc. Generar confianza con el comprador es una apuesta segura para que se vaya tranquilo y se interese por tu vivienda. La copia simple refleja la situación actual de la vivienda y  verifica que efectivamente el inmueble se encuentra a nombre de la persona que dice ser titular.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más informaciónpulsando aquí